Recuerda: todo lo que ensucies

todo lo que ensucies sumisa femdom humillacion bisexualidad forzada

j nos comparte uno de sus sueños húmedos que bien le costó un buen castigo, seguro que más de uno habéis tenido sueños húmedos parecidos. Disfrutadlo.

 

j se encontraba de rodillas, con las manos atadas a la espalda, con unos grilletes en los tobillos unidos por una barra metálica que mantenían sus piernas separadas. Estaba agachado, con la boca sobre los labios vaginales de una sumisa de La Princesa, lamiendo, chupando y succionando, la sumisa, había cedido por dos veces al placer de sentir esa boca y había acabado segregando gran cantidad de flujo, líquido que había tenido que recoger j con su boca.

El culo de j estaba adornado con un plug con cola de zorra, mientras Princesa observa la escena y da toquecitos con la vara, tanto en las nalgas de j como en las plantas de los pies de la sumisa, que se mantienen levantados por un sistema de poleas. De vez en cuando el pene de j también recibe la caricia de la vara de Princesa, completamente erecto y goteándole incesantemente líquido preseminal, “… ya sabes que vas a tener que lamer todo lo que ensucies, ¿No?…” “Sí… Princesa…”

En un momento dado, entra alguien en la habitación “ah, ya estás aquí, ahí lo tienes, todo tuyo…” se oye que comenta Princesa mientras, paseando alrededor, desliza la vara desde la base de los testículos a la nuca.

De repente, j nota que le sacan el plug y de la sorpresa para de lamer, acto que es castigado por Princesa con un golpe de vara en las nalgas. Al poco, j nota como le exploran el ano con los dedos… le extienden un poco de lubricante y enseguida un pene le empezaba a penetrar… un pequeño gemido de dolor se le escapa a j por la boca, gemido que es premiado con un toque de vara… al principio le molestaba un poco, pero luego se fue acostumbrando al ir y venir de ese hombre entre sus nalgas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *