Pórtate bien, que tenemos visita.

reunión dóminas esclavo fantasia humillación cadenas tacones de rodillas cfnm foot fetish fetiches pies domina princesa atenea domina princesa consentida ama señora femdom dominación sumisión sumiso perrito

Hoy se estrena esta sissy con una de sus muchas fantasías protagonizadas por mí. Un clásico. Me consta que muchos tenéis parecidas. Disfrutadla pequeños.

“Como cada mañana suena mi despertador y, con cierta ansiedad por tener noticias suyas, miro el teléfono y compruebo con cierta sorpresa y alegría que tengo un mensaje suyo. Lo abro y leo “17:00, en mi casa. Ponte guapa”. Tras una mañana llena de nervios y emoción llega la hora de comer y picoteo algo, nada excesivo puesto que mi apetito es escaso…todo mi apetito se centra en querer servirle esta tarde. Como buen perro sumiso bien educado me presento en la dirección que me ha facilitado a las 17:00. Voy vestido normal aunque mi ropa interior es un tanga que apenas recoge mi pene pero que me hace sentir una perra sumisa…lo que realmente soy. Se abre la puerta y aparece su esbelta figura que me mira de arriba a abajo con una mezcla de ternura y desprecio y me dice “Por qué vas así vestido? Pasa ahora mismo al baño y cámbiate, tienes tu ropa preparada”. Entro directo al baño y me encuentro con unas medias, una minifalda negra y un delantal…Cuando me he cambiado salgo del baño sin saber a dónde dirigirme hasta que oigo el rumor de varias voces femeninas y pienso “Qué me ha preparado mi Princesa?”. Sigo el rumor de las voces y llego a un salón dónde me encuentro con mi Princesa sentada y 3 amigas más hablando…cuando hago acto de presencia mi Princesa me ordena retirar las cosas de la mesa y me dice que cuando vuelva lo haga a 4 patas, como un perro que es lo que en dfinitiva soy. Tras recoger todo y dejarlo en la cocina vuelvo al salon gateando y nada más entrar recibo un azote de mi Princesa. El dolor producido, el ardor…el picor…eso provoca en mi una erección que no puedo controlar y que una de las amigas de mi Princesa descubre…debo ser castigado, cómo oso tener una erección sin permiso?. Mi Princesa me ordena tumbarme en el suelo boca arriba y con una cuerda ata con fuerza mi pene y mis testículos dejándolos casi sin circulación…yo siento que me van a explotar pero aguanto sin decir nada. El castigo no acaba ahí, mi Princesa le da libertad a sus amigas para hacer lo que quieran conmigo y, aunque 2 de ellas tienen compasión y deciden no hacer nada más que reirse y humillarme, una de ellas se levanta y se dirige hacia mi. Me observa pensativa y finalmente decide posar su vagina sobre mi boca y restregarla…nada más sentarse sobre mi cara noto que está mojada…algo viscosa…ella, soltando una carcajada me dice “Nunca has probado un coño con regla? pues ahora vas a hacerlo, quiero que lamas hasta dejarlo reluciente perra”. Me quedo un segundo parado pues no se si mi Princesa quiere que obedezca pero tras unos segundos me dice “No has oido lo que te dicen? obedece o tendrás mayor castigo!”. Como buen perro abro la boca y saco la lengua y empiezo a lamer…no puedo decir que el sabor fuese agradable pero sinembargo una enorme excitación me domina y de nuevo mi pene vuelve a endurecerse…entonces mi Princesa decide incrementar el castigo y va a buscar un consolador de 20 cm y grueso… Cuando vuelve con el yo sigo lamiendo el coño con regla pues no para de estar cada vez más empapado y de repente noto las manos de mi princesa abriendo mis nalgas…sin previo aviso, sin decir una palabra mi Princesa intruduce los primeros centímetros del consolador por mi culo y poco a poco lo va metiendo aún más… Mi Princesa nota que estoy cada vez más excitado y me advierte que como se me ocurra correrme recogerá mi leche y me la tragaré entera hasta la última gota. Tras unos minutos en los que mi Princesa me sodomizaba y azotaba para que aprendiese la lección y mi lengua lamía sin parar el coño de su amiga suelto un gemido y de mi glande sale disparado un chorro blanco..denso…intento contenerlo pero no puedo y va a más…sé que he decepcionado a mi Princesa y que me espera otro castigo. Finalmente, con el consolador metido por mi culo, los labios manchados con sangre y flujo…me coloco a 4 patas y lamo del suelo mi semen…un charco blanco, denso…hasta que el suelo queda totalmente limpio y mi Princesa decide que por hoy es suficiente…”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *