Femdom consensuado

femdom consensuado

Femdom consensuado… ¿Sabes eso que cuando te contratan para un trabajo no hay un acuerdo real entre las partes, sino que la empresa impone unas cláusulas y si quieres las aceptas y sino, pues no te dan el puesto? Pues algo así es como veo yo el femdom, llamemosle “consensuado” .

Sí, ya sé que siempre hablamos del SSC, sano, seguro y consensuado. Pero ¿qué es consensuar en el BDSM y qué es la libertad del dominante? ¿Conocéis las siglas RACK y CCC? ¿Dónde termina la dominación y dónde empieza el abuso?

Femdom consensuado

Hay mucho debate en lo que es abuso y lo que es Femdom consensuado. Muchas veces se degenera el bdsm y la libertad de expresión sexual cuando se intenta estandarizar todo bajo un mismo patrón, avainillando mucho las prácticas. Y por supuesto no faltan las críticas y oposiciones al respecto.

Recuerdo hace años, cuando andaba empezando a relacionarme en el mundillo,  en una reunión social bedesemera, una dómina amante del spankig dijo: “La palabra de seguridad está para que se use”.  Recuerdo que me chocó mucho porque en mi formación autodidacta internetera la palabra de seguridad parecía el cinturón de seguridad que debían de tener los sumisos en caso de que las cosas se descontrolaran, y fue gracias a ella, que empecé a abrir mi mente y más que el cinturón de seguridad que evita la hecatombe empecé a verlo como una especie de freno para poder parar en cualquier momento. Pues algo parecido pasa con la palabra consensuado, y más con tantas campañas de “cuidado todo son violadores”. Así que pequeñas mías, luego no os quejéis si no os violan, que está muy mal el panorama.

No. No estoy hablando de abusar ni de maltratar a nadie. Ni de que los dominantes, ni hombre ni mujer hagan lo que quieran con las criaturillas que llegan a ellos. Pero evidentemente lo de Femdom Consensuado hay que rascarlo y moldearlo porque muchos se creen que el bdsm es un menú a la carta en la que vienes, pides el menú que te gusta y la otra persona está obligada a servirlo al pie de la letra.

¿Consensuado es lo mismo que consentido?

Si nos vamos a la definición literal de la palabra: acuerdo consentido por todas las partes. Entonces sí, considero que todas las relaciones afectivas, sexuales etc, evidentemente entrarían en que si no son consentidas, serían forzadas o impuestas. Esto se complica cuando hablamos de BDSM, en el que precisamente muchas de las prácticas es forzar e imponer, pero siempre de forma consentida por la persona que lo parece y como ya hemos comentado, con un freno que puede activar en cualquier momento.

Sin embargo, de forma extraoficial, se extiende mucho la idea de que consenso debe ser establecido por las dos partes de forma previa y explícita. Esto no pasa ni en el mundo vainilla ¿vuestro primer beso fue consentido? ¿y consensuado, entendiendo como consensuado algo pactado y especificado previamente? Consentido, casi seguro que sí.  Consensuado antes de realizarlo, lo dudo. ¿Y vuestro polvos? ¿Y vuestras citas? ¿Y la forma de relacionaros? Si eres de los que tomas la iniciativa, ya sea para meter mano, para besar o para probar cosas nuevas, sabrás la máxima de “hasta donde me deje llegar”. Y de la responsabilidad de saber cuando puedes avanzar, cuando debes frenar el ritmo o cuando debes parar. No me refiero sólo a físicamente, sino también psicológicamente.

Un sistema bastante habitual  es ir desarrollando un protocolo interno de comportamiento bajo el que adiestrar al sumiso. Permite ir conociéndose de forma gradual e ir avanzando de forma fluida. El femdom consensuado, para mi, es algo así como ir aprendiendo cómo es tu sumiso e ir desarrollando tu tela de araña sobre él.  No tanto, como veo por ahí, que parece una lista de cosas pactadas previamente de lo que se va a hacer y de lo que no . Entiendo que para dos desconocidos que quedan para una sesión puntual, les puede funcionar, no obstante, salvo gente que haga porno o se dedique profesionalmente a ello, dudo que nadie se relacione de esa forma, al menos la gente que yo conozco.

La necesidad del vínculo

Por mi perfil fuertemente mental, sé que los hombres tienden a callarse mucho, mucho cuando se están desbordando y les cuesta reconocer o decir que se frene o pare porque “ellos creen que son capaces”. También les pasa a muchas sumisas, pero las mujeres en general, somos más comunicativas que los hombres. Hay estrategias varias para ir solventando este problema, pero queridos, hay que trabajar la comunicación.

Comunicación, sí, de manual. Un canal de información, pero no me refiero a la batería de preguntas típicas de límites, tabúes, experiencia previa, expectativas, posibles enfermedades o lesiones, que nunca están de más, pero eso no es más que la puntita del iceberg. Me refiero a estimular y crear un vínculo en el que el sumiso se vea en confianza para poder expresar las emociones, lo que siente y muy muy importante darse cuenta que no es peor sumiso o menos válido si no es el super sumiso que todo lo puede. Eso no quita que con entrenamiento todos mejoramos nuestras capacidades y desarrollar el femdom consensuado pasa, en mi concepción, por saber qué se puede y no se puede hacer, más allá de las creencias iniciales del sumiso, que suelen estar alteradas.

Las prisas no son buenas

Parece una tontería pero uno de los grandes riesgos iniciales de un sumiso es creer que todo lo puede y hacer cosas para las que no está preparado, tanto a nivel psicológico, con la consecuente caída sum, como físicos, experimentando sin cabeza o no ser consecuente de sus límites y pasar malos ratos. Por supuesto , otro riesgo, y grande, es tener tantas ganas de experimentar o dejarse llevar por sus fantasías que se ponga en manos de la primera persona que acceda: Prudencia. Sé que está mal el mercado para encontrar ama, pero no merece la pena tener una mala experiencia por tener prisa.

Los que me conocéis sabéis que siempre hablo en código de consejo, y uno de los que más utilizo es: El bdsm es liberación, no es angustia ni padecimiento. Sino te sientes bien, más que bien, sino sientes puro placer o no fluyes con la otra persona, es que no lo estás viviendo bien y entonces igual hay que ver qué cosas fallan y qué cosas hay que cambiar. No te engañes, no hay una sola forma de vivir el BDSM, hay infinitas, así que si algunas cosas no son para ti, tranquilidad, seguro que habrá otras muchas que si, y eso no te hace menos sumiso. Si uno se siente sumiso, no importa lo que digan, uno no deja de serlo porque no acceda a hacer algo que realmente no quiere. Al lado del dominante adecuado se pueden superar muchos tabúes y acercarse a muchas experiencias que de otra forma se pueden contemplar como imposibles, pero ha de ser una experiencia fluida que a ambos les procure placer, para pasarlo mal, ya tenemos el resto de la realidad.

 

 

Artículos relacionados:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *